Noticias

 

Con el objetivo de hacer frente a la problemática que generan los coches en la calle Berrio Otxoa, el Ayuntamiento ya ha implantado el nuevo control de acceso que priorizará al viandante ante los coches. Sabedor de que una medida de ese tipo puede crear opiniones contradictorias entre las y los vecinos y comerciantes de dicha calle, el Equipo de Gobierno ha querido consensuarla junto a ellas y ellos.

“La calle Berrio Otxoa hace tiempo que se convirtió en peatonal. De todas formas, para facilitar la carga y descarga de los comercios de dicha calle, el acceso suele estar abierto durante las mañanas. El problema es que algunas y algunos vecinos lo utilizan como atajo, creando problemas al peatón. Nuestro objetivo es facilitar el acceso en los casos que sean necesarios –carga y descarga o accesos obligatorios– y concienciar a los demás de que la calle Berrio Otxoa no es un atajo, sino una calle peatonal”, ha explicado Xabier Domínguez, teniente alcalde y concejal de Urbanismo.

Esta será la nueva normativa:

  • Carga y descarga: de lunes a sábado de 09:30 a 13:00 h, con las siguientes características:
    • Abierta a todo vehículo.
    • Una vez en la calle el tiempo de permanencia mínimo en la misma será de 2 minutos.
    • El tiempo máximo de permanencia en la calle será de 30 minutos.
    • Una vez abandonada la calle, no se podrá volver a entrar hasta transcurridos al menos 30 minutos
  • Comerciantes: de lunes a sábado de 06:00 a 14:00 h. para labores de carga y descarga. Se emitirá una autorización por establecimiento.
  • Residentes sin garaje: el propietario del vehículo deberá estar empadronado en el área peatonal. Se autorizará un máximo de dos vehículos por vivienda. Dispondrán de autorización de acceso para todo el día, excepto de 16:00 a 20:00 h.

Lector de matrículas

El nuevo sistema ha sido dotado por un lector de matrículas a la entrada y salida de la calle, y su labor será la de medir el tiempo que ha utilizado cada coche para cruzarla. La mayor preocupación del equipo de gobierno ha radicado en definir los tiempos reglamentarios y buscar un equilibrio entre todos los intereses, y, para ello, han tenido en cuenta los cuestionarios recabados.

En opinión del equipo de gobierno, la seguridad y accesibilidad del peatón debe de ser una prioridad para el ayuntamiento, y han explicado que en futuras obras también se tendrá muy en cuenta dicho aspecto: “En las obras de Belengua e Ibarra también tendremos muy en cuenta esas cuestiones. Además, ya tenemos previstas nuevas actuaciones para los próximos años”.